Les adultes autistas no se parecen a les niñes autistas (Judy Endow)

0000.jpg
Descripción de la imagen: fondo blanco con rayas finas de color gris. En cinco rectángulos de color fúcsia al naranja, está escrito en blanco: Les adultes autistas no se parecen a les niñes autistas. Judy Endow. En la esquina inferior derecha el logo de colores de Ollibean. Fin de la descripción.

Febrero del 2015

Entrada original: Autistic adults do not look like autistic children

Por: Judy Endow en: Ollibean


 

Recientemente presenté ante una sala llena de gente sobre el tema de las Persona Autista y la Literalidad. Días más tarde presenté de nuevo ante otro grupo otro tema relacionado con el autismo.

No importa el tema de autismo ni si el grupo ante el que presento son educadores, terapeutas, o familiares de niñes autistas –casi siempre se me acerca alguien preguntado por qué no me veo ni actúo como les niñes autistas que conocen.

Hay muchas razones por las que las personas autistas adultas no se parecen a les niñes autistas.

Aquí hay algunas a considerar:

1) La primera razón es que todes les niñes crecen. Las personas adultas, sean autistas o no, generalmente no se comportan diariamente de la misma manera que se comportaban cuando eran niñes pequeñes. Todes crecemos y cambiamos al madurar. 

El autismo no impide a las personas crecer y cambiar con el paso del tiempo.

2) El autismo significa, en parte, diferencias en el desarrollo. Cuando somos niñes, esta diferencia puede ser enorme, haciéndonos ver muy diferentes de las personas de nuestra misma edad. Sin embargo, diferencia no significa estancamiento. Simplemente diferencia. Los desarrollos que no se producen a la edad establecida, suelen darse tiempo más tarde. Normalmente, esto comporta mucho apoyo y esfuerzo, pero con el tiempo estos apoyos, esfuerzo y directrices se amortizan, siendo capaces de realizar muchas de esas cosas que de pequeñes no podíamos.

3) Autismo significa que van a haber retos en la comunicación. No obstante, todas las personas nos comunicamos, incluso les autistas no-hablantes. Los retos parecen gigantes cuando son nuevos. Con el tiempo los retos de comunicación pueden abordarse, acomodar y apoyar. Esto toma tiempo y mucho esfuerzo. El resultado es que los retos comunicativos que tienen niñes de 3 o 12 años muy probablemente no sean los mismos que van a tener eses mismes niñes cuando crezcan y tengan 30, 50 o 70 años.

4) Personalmente nunca he conocido a ningune autista (y he conocido mucha gente de mi colectivo) que no haya tenido que enfrentarse a sus diferencias sensoriales. De nuevo, estos retos parecen ser gigantes en un mundo pensado para personas con sistemas sensoriales “típicos”. Para cuando tenemos 40 o 60 años tenemos más experiencias y podemos planear nuestros encuentros teniendo en cuenta nuestras necesidades sensoriales mucho mejor que cuando somos jóvenes.

5) Les autistas queremos tener amigues igual que cualquier otra persona. De joven, la mayoría de nosotres no tenemos las habilidades para conseguirlo. Además, les niñes son agrupades en función de la edad y debido a nuestro neurotipo no solemos ser socialmente iguales a nuestres compañeres de la misma edad. Esto compone la dificultad en hacer amigues. La juventud puede ser especialmente exigente ya que solemos ser social y emocionalmente distintes lo que la gente espera cuando nos mira. Es usualmente tabú para les jóvenes tener amigues que son niñes, aun cuando esa persona joven se sienta más afín a compañeres niñes. Requiere muchos años para que esto mejore, pero mejora para la mayoría de autistas. Solo piensa en ello – se considera inapropiado que una persona de 22 años sea amiga de una persona de 14 años por la diferencia de ocho años, pero cuando estás en los 30 ó 50 nadie se preocupa si hay una diferencia de ocho o más años de edad entre amigues.

Estas son solo unas pocas razones por las que les adultes autistas no nos vemos como les niñes y jóvenes autistas.

En mi caso, hay algunos puntos más a considerar. No solo soy yo autista, sino que es también (el autismo) mi profesión. Trabajo en este campo, he escrito varios artículos y libros y realizado más de 300 presentaciones en los EUA e internacionalmente. Para hacer mi trabajo debo ser diligente con mi regulación sensorial cada día, tengo mentores que pueden gestionar mis dificultades con la comunicación y otros retos, y generalmente sé qué necesito y cómo pedirlo si la ocasión se presta.

00000
Descripción de la imagen: fotografía de un bosque, con dos personas de espaldas a la cámara andado. En blanco está escrito: El autismo no impide a las personas crecer y cambiar con el tiempo. Judy Endow. En la esquina inferior derecha el logo de Ollibean. Fin de la descripción.

Aun así, soy tan autista como siempre. Ya no vivo en una institución ni golpeo mi cuerpo para comunicar mis necesidades. Con los años he aprendido a trabajar con mi autismo, honrando quien soy en este mundo. Algunos días me sale mejor que otros. Estoy cerca de jubilarme y cuando la gente se me acercan porque están confundides al ver que no me comporto como une niñe autista, estas son las cosas que me gustaría que consideraran. Sí, el autismo puede ser difícil. Lo sé. Es mi vida de cada día. Es mi profesión.

Sí, estoy de acuerdo – les autistas adultes no nos parecemos a les niñes autistas. Es porque las personas autistas tenemos un potencial ilimitado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: