Alexitimia: no sé como me siento (Maxfield Sparrow)

[descripción de la imagen: algunas flores blancas, especies desconocidas, en un cementerio en Exeter, Rhode Island. Derechos de autor de la imagen Sparrow R. Jones]

Sobre los problemas de las personas autista a la hora de identificar sus propias emociones

12 de febrero del 2017

Entrada original: Alexithymia: I don´t know how i feel

Por Maxfield Sparrow en: Unstrangemind 

TW: alexitimia, misautismia, mención a algunas cosas capacitistas


Cuando era pequeño, mi madre me preguntaba con enfado por qué había hecho o dicho algo y respondía con sinceridad: “No sé”. Esta respuesta nunca calmaba su enfado porque no podía entender que alguien se comportase de una determinada manera sin saber el motivo, ella asumía que estaba mintiendo y me incriminaba de que no quería mostrar mis verdaderas intenciones.

Ahora, después de décadas, puedo explicar mi comportamiento. El tiempo, la experiencia y un mayor vocabulario me han ayudado a comprender mejor a mi “yo más joven” y estar mejor equipado para comunicar mis pensamientos de la infancia.

De todas formas hay cosas  que no tengo ni idea del motivo por las que las hice o dije. Aún tengo poco conocimiento y comprensión de mi vida emocional tanto en la infancia como en la actualidad.

Tengo una condición llamada alexitimia. El nombre proviene de las raíces griegas: a-, que significa “sin”, lexi, que significa “palabras”, y tymia, que significa “emociones”. Sin palabras para las emociones.

Ese es un buen nombre, porque refleja de forma exacta la idea. Tengo emociones, emociones bastantes fuertes de hecho. Mucho más fuertes de lo que desearía que fueran. Pero cuando trato de entender lo que siento o el motivo del sentimiento, me pierdo. En general, puedo decirte (a veces después de hacer una pausa para hacer una evaluación interna primero) si generalmente me siento “bien” o “mal”. Normalmente puedo poner palabras a las emociones que están pintadas con conceptos muy amplios como: feliz, triste, enfadado. Pero ese es el límite de mi vocabulario emocional.

Para mí, las emociones son como tormentas en el mar. Son misteriosas e impredecibles. Siento que puedo pasar de cero a furioso en 0.4 segundos porque no puedo ver todos los estados intermedios de emoción hasta que llego a furioso, así que cuando finalmente llego a ese estado, parece que surgiera de la nada sin ninguna causa aparente. Creo que a menudo se sienten confuses quienes observan mis cambios porque mi estilo de expresión autista no siempre es fácil de entender.

Regularmente recibo el feedback de otres que han interpretado que estaba “contenta” cuando estaba “angustiada” (se llama “cara de reposo”. Mi cara de felicidad aparenta ser de tristeza/enfado, así que he aprendido que tengo que agregar intencionalmente sonrisas artificiales en mi cara si no quiero que otres me malinterpreten accidentalmente como peligroso o inaccesible.) También he recibido comentarios de personas que me interpretaban como “nerviosa” o “ansiosa” cuando en realidad estaba “enérgica y feliz”. Esto se llama “stimming amistosos”, no son siempre un signo de ansiedad en personas con mi neurología. Irónicamente, he estado plagado de ansiedad, pero cuando lo hablo con alguien que no me conoce muy bien, creen que estoy exagerando porque no pueden ver los signos externos de ansiedad que están acostumbrados a leer en el lenguaje corporal de personas no autistas.

Hago mis mayores esfuerzos en encontrar las aguas profundas que se encuentran debajo de una superficie tormentosa. La meditación me ayuda mucho. Mi modelo a seguir es el Sr. Spock de Star Trek. Los vulcanos tienen emociones pero practican la meditación y otros rituales desde una edad temprana para aprender a controlar sus emociones en lugar de permitir que sus emociones les controlen. Trabajo duro para imitar el entrenamiento emocional ficticio Vulcano  en mi vida humana frustrante no ficticia. A veces incluso funciona. Me siento mejor con el paso del tiempo. Pero todavía “me pierdo” de forma regular. Es un trabajo en progreso.

Un artículo de 2016 en Scientific American  dice que el 10% de la población total tiene alexitimia, mientras que un 50% de les autistas tienen alexitimia. He visto que otras fuentes estiman números más altos, pero el 50% es una estimación buena y conservadora. Mi interpretación es que la alexitimia en la población no autista es a menudo el resultado de un trauma emocional. Nadie (que yo sepa, si conoce un caso, por favor compártelo en los comentarios) ha estudiado si la alexitimia autista es el resultado de un trauma emocional (lo cual no me sorprendería, ya que crecimos como autistas en una sociedad no autista lo cual puede ser intensamente traumatizante) o si es parte de nuestra propia neurología.

La diferencia entre -autismo con o sin alexitimia- podría explicar muchas de las diferencias entre autistas, por ejemplo, podría ser parte de la explicación de porqué algunes de nosotres (como yo) evitamos el contacto visual mientras otres autistas que he conocido no tienen ningún problema con el contacto visual.

Tener alexitimia (y algunos estados del ser que parecen estar estrechamente relacionados dentro de mí, como un nivel muy bajo de conciencia corporal) significa que cuando me doy cuenta de que me siento mal, tengo que jugar al detective para tratar de entender el motivo por el que me siento mal y que debería hacer respecto a ese sentimiento.

He desarrollado una especie de lista de verificación para ayudarme en la experiencia de encontrarme a mi mismo.

Primero tengo que averiguar si necesito mi lista de verificación. Estas son algunas de mis señales de alerta de que no estoy funcionando de manera óptima:

-Estoy gritando
-Estoy llorando
-Mi cuerpo está temblando
-Estoy revisando obsesivamente recuerdos desagradables del pasado
-No soy espontáneo y realizo búsquedas en Google sobre temas relacionados con las interacciones humanas desagradables y cómo enfrentarlas (lo hago durante mi tiempo personal, no como investigación de algo sobre lo que estoy escribiendo)
-Estoy mareado o experimentando dificultades cognitivas no típicas (para mí)
-He perdido la habilidad de hablar
-No quiero ir a ningún lado ni hacer algo que suelo disfrutar o sé que tengo que hacer para mantener mi mundo organizado (como la oficina de impuestos o la oficina del Seguro Social)
-No estoy durmiendo (o durmiendo demasiado)
-No estoy comiendo (o comiendo demasiado)

-Constantemente desconfío de lo que están haciendo las personas de mi alrededor

Estas son mis principales señales de alerta de que necesito ejecutar una prueba de autodiagnóstico. Si tiene dificultades similares a las que analizo en este ensayo, es posible que desee escribir su propia lista de señales de advertencia.

Mi lista de verificación en las pruebas de autodiagnóstico comienza con emergencias médicas y avanza desde allí.

-Compruebo mi azúcar en la sangre
-Compruebo mi temperatura
-Evalúo si necesito usar el baño (por extraño que parezca a aquelles que no lo experimentan, a menudo desconozco mis necesidades físicas a menos que específicamente dirija mi atención a mi cuerpo y me centre en las sensaciones físicas que  experimento)
-¿Cuándo es la última vez que me fui a dormir? ¿Estoy privado de sueño?
-¿Cuándo me hidraté por última vez?
-¿Cuándo comí por última vez?
-¿Estoy experimentando una emoción? Intento discernir si se trata principalmente de ira o tristeza. Continúo descomponiéndo desde allí, buscando pistas físicas.

Un libro que encontré útil en esta última tarea es: The Emotion Thesaurus. Es un libro para escritores e incluye descripciones de cosas físicas que le ocurren al cuerpo cuando experimenta 75 emociones diferentes. Me encantaría que las respuestas emocionales del cuerpo se convirtieran en una baraja de cartas que pudiera llevar en el bolsillo.

Las únicas cartas de respuestas emocionales que he visto que son profundamente inútiles para mí son las fotografías de rostros humanos que experimentan sentimientos (inútiles para mí porque no puedo leer los sentimientos en una fotografía) o, lo que es peor, dibujos de emociones. Necesito descripciones experiencias corporales, como por ejemplo las del libro que he citado para ayudarme a identificar las emociones que mi cuerpo está teniendo.

Por lo general, con estos puntos de mi lista de verificación, suelo encontrar mi problema. Si no lo encuentro, trato de hacer lo que pueda para mitigar el daño – aislarme de las demás personas, ser amable y cuidarme a mí mismo, tratar de bucear bajo la superficie si puedo y si no puedo, trato de esperar la tormenta para volar y después llegar al mar para volver a la calma.

Ojalá tuviera más que decir acerca de las emociones y la alexitimia, pero casi he llegado al final de lo que ofrezco para este tema. Si lleva tiempo leyendo mi blog, se dará cuenta de a lo que me refiero, porque mis textos suelen ser el doble de largos. Luchar con la  volatilidad emocional y la alexitimia es una gran batalla en mi vida y a veces bromeo de forma irónica que finalmente resolveré esta batalla cuando esté en mi lecho de muerte a los 120 años. Sin embargo, las cosas parecen estar mejorando. Mis 40 años han sido mucho mejores que mis 30 años. Mi adolescencia era un horror del que aún me sorprendo del que sobreviviera. Predigo que cuando tenga 50 años viviré en mi mejor década.

Si eres padre y estás luchando para entender las emociones de tu hije, es posible que sientas que la vida te está castigando, pero tienes que entender el infierno que vive tu hije. Sé que es difícil ser amable y comprensive con alguien que grita y arroja cosas, golpea y muerde. Yo he sido esa persona durante gran parte de mi vida y lo que realmente necesitaba era comprensión. Ayude a su persona amada a aprender cómo solucionar los detonantes y realice autoverificaciones. Ayúdeles a aprender cómo descifrar y nombrar las emociones. Ayúdeles a encontrar técnicas de manejo emocional que funcionen para elles.

No te enfades si rechazan la meditación o técnicas de respiración. Todes somos diferentes y algunes Autistas tienen* MÁS * ansiedad cuando intentan usar estas herramientas. No tema probar medicamentos, pero trabaje para evitar el “zombie drogado” como resultado final. Puede ser más fácil para las personas que nos rodean cuando suprimen nuestras emociones, pero no es bueno para nosotres. Prometa usar solo medicamentos que mejoren la vida autista y las habilidades para afrontar problemas y nunca use medicamentos o dosis que funcionen como una “camisa de fuerza química”. Nuestras respuestas a los medicamentos a menudo no son estándar, así que prepárese para experimentar con dosis mucho más pequeñas (o mucho más grandes) de lo que otras personas necesitan. Por ejemplo, Temple Grandin recomienda usar solo una dosis de 1/3 de un ansiolítico cuando es prescrito para una persona autista.

Espero que lo que he escrito aquí sea útil. Me encantaría ver mucha discusión en la sección de comentarios. Este es un tema con el que he luchado tanto que me siento incapaz de siquiera abordarlo. Pero necesito abordarlo. Sean buenes, amables lectores y que sus emociones les sirvan a ustedes en vez de a la inversa.

 


 

Un enlace de otro blog que se vinculó a esta publicación incluía un enlace a un cuestionario de alexitimia que cuantifica el nivel de Alexitimia. Califiqué 149, “altos rasgos alexitímicos”.

La otra entrada del blog es: ¿Puedes nombrar todas esas emociones?

Y el cuestionario de la ceguera emocional es: Cuestionario de Alexitimia en línea

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: